San José.- EFE. .- Carlos Alvarado asumió ayer la Presidencia de Costa Rica para un periodo de cuatro años con una llamado a la unidad nacional para resolver desafíos “impostergables” como el déficit fiscal y con la promesa de “trabajar duro” por todos los ciudadanos.

A sus 38 años Alvarado, periodista, escritor y politólogo, se convierte en unos de los presidentes más jóvenes de su país, y además ha conformado un gabinete con una mayoría de mujeres (56 por ciento) por primera vez en la historia de Costa Rica. La presidenta del Congreso, Carolina Hidalgo, juramentó ayer a Alvarado en una sesión solemne en la Plaza de la Democracia y la Abolición del Ejército, un sitio público cargado de simbolismo que se ubica al pie del último cuartel militar del país, en la actualidad el Museo Nacional, donde en 1948 el expresidente José Figueres abolió el Ejército.

“Sabemos que hoy no basta con estar orgullosos con el país que construyeron nuestros antepasados, la inercia no será suficiente. Afrontamos desafíos importantes y urgentes que no admiten postergación”, expresó Alvarado en su primer discurso tras jurar hoy como mandatario para el periodo 2018-2022.

Enumeró siete ejes prioritarios de su mandato- la educación, la seguridad, la salud, la protección ambiental, la mejor movilidad e infraestructura, el empleo, y recuperar de la estabilidad fiscal. “Es necesaria la aprobación de un proyecto de ley fiscal como el que tienen en conocimiento los diputados. Les pido analizar el proyecto y avanzar de manera oportuna, ojalá pronta, para contar con su aprobación”.