20 años en Hazleton Isabel’s Gift

Cuando Isabel y Oscar abrieron su negocio en la primavera 1998, la Wyoming era una calle casi desolada. Hacía más de dos décadas, que los nativos americanos cerraron sus tiendas a causa de la crisis económica que supuso el cierre de las minas, que fue en los años de gloria de esta ciudad, el pulmón principal de la economía. “Nosotros llegamos a este país en enero de 1983, porque mi hermana vivía en esta área.

En 1994, dentro del Fleat market de los miércoles en Hometown, empezamos con un pequeño almacén y cuatro años después en 1998, abrimos esta tienda. Abrir esta tienda era mi sueño. Recuerdo que mi madre me preguntaba que, si estaba segura, porque decía que este pueblo era muy muerto. En el 2014, decidimos cerrar el negocio de Hometown”, dijo Isabel.

Isabel recuerda que ya había algunos negocios hispanos, cuando ella y su esposo abren su negocio, aunque la comunidad hispana había experimentado un gran crecimiento; la afluencia de visitantes y clientes era mínima. “En un comienzo no fue fácil, en ese tiempo mi esposo trabajaba para la compañía Chromate y los días libres, se paraba en el frente y llamaba a la gente. Como el letrero de nuestro negocio estaba en inglés, mucha gente pensaba que era un negocio americano, por eso yo le invitaba entrar y así fue como la gente fue llegando a nuestro negocio”, comenta Oscar.

Como todo inmigrante con aptitud de negocio, Isabel que no vivía en Hazleton a finales de los 90’s, cree en la potencialidad de esta ciudad y decide poner esta tienda que a principios era de pura decoración, lo mismo que vendía en Hometown, pero luego con los años fue incluyendo envíos, venta de Cds y películas, fajas colombianas y otros accesorios.“La mayoría de nuestros clientes eran americanos, pero acá tuvimos que darnos a conocer a los hispanos. También venía gente de diferentes ciudades, porque repartíamos las tarjetas de negocios de esta tienda en el Fleat Market y como sólo estábamos los miércoles allí, venían a Hazleton”, dijo Isabel.

Oscar recuerda que también a parte de pararse en el frente de la tienda y hacer señas, en muchos momentos se le acercó a la gente cuando se estacionaban cerca de su negocio y les hablaba. “En esa época salía con banderas latinas y la gente cuando se paraba en los carros, le decía venga conozca nuestra tienda hispana, no tiene que comprar nada, pero venga para que vea lo que vendemos”.

Isabel dice que los primeros años de haber abierto Isabel’s Gift, lo pudo mantener con parte del dinero que ganaba en el almacén. “Mi esposo Oscar tenía su trabajo y como los gastos que tenía el negocio de Hometown eran bajitos, con lo que me dejaba éste, podía pagar la renta de Hazleton y capitalizar, hacer crecer el dinerito. Ya cuando mi esposo dejó de trabajar a finales del 2001, nos dimos cuenta que los años de reinversión habían aumentado el capital y desde entonces, ambos estamos trabajando en el negocio”.

Isabel y Oscar como los nativos americanos, también han visto el cambio demográfico que ha experimentado Hazleton en éstos 20 años. “El cambio ha sido positivo para la ciudad, aunque para el americano entiendo que ha sido duro. Ellos no estaban acostumbrados a ver tanta gente. Esta calle es el distrito de negocio latino ahora. Aquí no vienen americanos a comprar con frecuencia”, dijo Isabel.

Es evidente que el futuro de Hazleton será hispano. Más de 600 negocios hispanos en dos décadas y una población hispana próxima al 60% de la población en general. “Ciertamente que hay muchos hispanos en Hazleton. La comunidad dominicana que es la mayoría, debe procurar crear un liderazgo para que pueda ser representada en el gobierno local”, concluyó Isabel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − tres =