Celebrando el Día de la Tierra

Por Maria Jacketti drmariawu@msn.com

 

Oficialmente, el Dia de la Tierra tuvo lugar el domingo, el 22 de abril. Pero el “Clean-up” del estado de Pensilvania tuvo lugar un día antes. Siempre resulta un poco difícil encontrar gente para el gran acto de limpieza. En efecto, es un trabajo un poco sucio, y los que limpian no son los que crearon la basura, en primer lugar. No obstante, personas que aman su ciudad se interesan por limpiar. En las Alturas de Hazleton (Heights), mi familia y Eddy Ulerio limpiaron East Street. Suele ser la calle más sucia de la vecindad.

Hoy la vecindad está limpia. ¿Pero la cuestión es como podemos mantenerla así? Ahora existe un grupo en Facebook, “The Hazleton Litter Clean-up Crew,” con treinta voluntarios activos. Soy parte del grupo. Antes de las actividades del Dia de la Tierra, limpiamos El Parque de la Comunidad (Community Park).  El domingo del Dia de la Tierra fue un día de acciones para el grupo también. Limpiaron el Parque del Butler Township. Cada acción cuenta. La tierra nos lo agradece, dándonos sus susurros y flores. Yo Siempre he dicho que si queremos cambiar la cara de la ciudad tenemos que amarla, como si fuera una persona querida y preciosa.

Eddy y nosotros limpiamos mucho: papel, plástico, muchas latas de gaseosa y de cerveza — y muchas botellas de vodka y ron. (También limpiamos obstáculos más grandes.) Trabajamos cerca del pequeño bosque que separa las Alturas de Hazleton donde yo vivo de la rica Terraza legendaria. En ese bosque todavía vive una cantidad de animales: es su hogar. Hablo de ciervos magníficos, conejos, zorros, ardillas, mofetas, pavos silvestres (y una cantidad de pájaros), zarigüeyas (oposums), marmotas, topos, ranas, tortugas, y muchos otros animales inocentes.  Unos vecinos han vistos raras veces, osos y linces.

Ellos tienen mucho miedo de nosotros, los humanos, y con buenas razones. Ellos nos ven y corren. Nosotros destruimos sus hogares, sitios que han inhabitados por miles y miles de años.  Como ellos, no pueden defenderse, sus muertes son silenciosas.  Pero humanos sensibles, pueden oír sus gritos.  ¿Y ustedes? ¿Los oyen? Espero que sí.

Nuestro deber es salvar la tierra. No tenemos otro planeta. Y sinceramente, yo puedo decir, aun si tuviéramos otro planeta, yo no voy a dejar este. Una de mis definiciones de pecado es abusar de la tierra y los animales inocentes. Si tiramos basura en la calle o en el bosque, somos el problema. Pero como yo siempre, podemos ser la solución.

Ellos, estos animales, los árboles que nos dan oxígeno, y las flores silvestres nos necesitan para su propia protección.  Hemos hecho algo por el momento.

Cambiamos solamente, cuando usamos la fuerza de educación. Tenemos que educar a la gente y, sobre todo, a los niños que pueden ser nuestro ejército de la paz. Los niños son inocentes y tienen corazones puros. Ellos absorben las lecciones de nosotros. Y por supuesto, ellos adoran los animales.

Ya han destruido una parte del bosque de las Alturas. Van a construir apartamentos donde vivían una cantidad de animales.  No necesitamos más apartamentos. Necesitamos más naturaleza.

Cuando yo era niña, jugaba en los grandes bosques aquí en la frontera de Hazleton. Pero ahora casi no existe. ¿El Dia de la Tierra? Una vez al año no es bastante. Cada día tiene que ser el Dia de la Tierra. ¿Estan de acuerdo? Vamos a salvar esta ciudad juntos.

Maria Jacketti

Doctora | drmariawu@msn.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + nueve =