Las famosas frases célebres

Por Benjamín Franklin Arias, Ph.D.
benjamín.arias@wilkes.edu

Hay frases que ciertas personas dicen que nos dejan una gran enseñanza. Con el tiempo esas frases se repiten con mucha frecuencia. Poco a poco se hacen más populares y se convierten en frases célebres, famosas o populares. Esas frases no necesariamente las dicen personas famosas. Nosotros también podemos decir algo que con el tiempo se reconoce como algo grandioso. Hay palabras que ciertas personas han dicho, la cuales se hicieron muy populares y hoy, cuando nosotros las mencionamos, pensamos inmediatamente en esas personas que las dijeron.

 

Hay frases que la gente repite muchas veces y, sin embargo, no sabemos quién las dijo por primera vez. Por ejemplo: “Ayúdate que Dios te ayudará”. También, a veces una persona por ser tan famosa, al decir cualquier sencillez, esta puede convertirse en una frase muy celebre. Se cuenta de un presidente dominicano que al iniciar el discurso de toma de posesión hubo dificultades técnicas en su micrófono y preguntó: “¿Se oye o no se oye?” Entonces cuando alguien dice esa frase, pensamos de una vez en ese personaje, aunque a muchos no nos gustó la manera en que gobernó a nuestro país. En verdad esa frase no enseña nada, sin embargo, es una pregunta que se hizo popular.

Cuando una o varias frases traen buenas enseñanzas a nosotros y a nuestros semejantes, sería recomendable compartirlas en un medio de comunicación, ya sea la radio, periódico, revista o boletín informativo. Muchas personas las coleccionan, aunque ya hay muchas páginas en el internet en las que tienen miles de frases organizadas por temas.

Es importante aprender cosas nuevas cada día y, al meditar sobre las frases célebres, algo podríamos aprender y eso nos ayudaría a vivir mejor. Si estas interesado en una buena selección de frases célebres, hemos publicado un libro titulado Grandes Enseñanzas en Mensajes Pequeños, el cual tiene frases para cada día y dos Artículos Educativos para cada mes. En ese libro recomiendo que tú también escribas tus propias frases y dejes algún tipo de enseñanza a tus familiares, y amigos.

Cuando preparamos un discurso, podemos incluir varias frases de personajes famosos. Eso le da más autoridad a nuestras palabras. O, a veces, las podemos incluir al final de nuestra exposición como parte de su conclusión. Por ejemplo, cuando hablamos de la sabiduría, podríamos concluir diciendo que debemos reconocer que no sabemos mucho sobre algún tema en particular y podemos citar a Isaac Newton cuando dijo: “Lo que sabemos es como una gota de agua; lo que ignoramos, como un océano”.

Si en verdad deseas aprender muchas cosas de los grandes personajes de la historia, te recomendamos que medites sobre las frases que dijeron o escribieron. De una manera u otra, te harán reflexionar al reconocer que esas personas meditaron mucho antes de concluir con esas palabras. Así que puedes iniciar cada día meditando sobre algo nuevo extraído de las famosas frases célebres.

Benjamín Franklin Arias

Educador, Teólogo y Escritor benjamín.arias@wilkes.edu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + catorce =