Marilyn Calderón, madre y mujer valiente

Por Maria Jacketti
drmariawu@msn.com

Marilyn Calderón, una ciudadana puertorriqueña que hace poco conocí, ella y yo, hemos desarrollado una linda amistad. He conocido a su familia, muy buena gente. Me siento tan en confianza con ella, que parece como si fuera miembro de mi familia. He aprendido tanto de Marilyn con dos veces que nos hemos reunido y a través de muchas conversaciones que hemos tenido en Facebook.

Primero, ella es candidata para dos posiciones en mayo. Quiere ser representante de su precinto en Freeland. (Ahora está en el Segundo lugar) y representante demócrata del estado de Pensilvania. Ojalá que gane las dos posiciones.

Ella me explicó su motivación: hace todo para crear un futuro mejor para sus hijos. Yo les dije a ellos: “Miren, su mamá es una heroína. Es mi héroe.” Sus niños lloraron cuando Trump ganó la elección de presidente de nuestro país. Mi hija lloró también. Y yo he llorado muchas veces.

Marilyn y yo compartimos una meta. Si ganamos, Dios sabe que hemos luchado, hemos tratado. Algo muy difícil que Marilyn compartió conmigo tiene que ver con la situación en Puerto Rico después del huracán María. Trump visitó la isla y dijo mucho sobre el gran gasto que supone ayudar a la isla. Pues, su mensaje fue muy claro: son ciudadanos americanos, pero no como el resto. Son diferentes, de otra clase.

Desde el huracán, Marilyn ha estado en contacto constante con parientes y amigos en la isla. La vida diaria está muy dura.  Si uno ha visitado la isla bella y tropical, hoy no se reconoce el lugar. La devastación parece algo del otro mundo, a lo menos, la destrucción que uno podría ver después de una guerra.

Pues no fue una guerra. Fue un acto de la naturaleza, porque el planeta está calentándose, produciendo los huracanes más severos, creando categorías de huracanes que no han existido antes. En realidad, si examino los hechos, la gente de este mundo que vive en islas y en las costas están en gran peligro. Pues, el planeta está en gran peligro.

Puerto Rico nos muestra que el gobierno abandona a la gente. Pueden vivir sin electricidad, sin caminos, sin carreteras, sin infraestructura, sin rescate. Pueden beber agua contaminada y pasar hambre todos los días.

Marilyn explica el dolor de la situación: “Ignorados y tratados como inmigrantes en nuestra propia nación. Qué irónico el eslogan del señor presidente, decía iba a hacer América mejor otra vez, qué erróneo y equivocado estaba, cuando a sus propios ciudadanos los discrimina, los humilla y deshumaniza con su ineptitud y falta de liderazgo.”

En estos días, según Marilyn, muchos puertorriqueños han venido a Hazleton. – No sabemos cuántos – buscando refugio, una manera de vivir, lo que ya no tienen en su querida isla, la que ahora está gran peligro de que sus habitantes sufran enfermedades como la cólera.

Marilyn quiere que voten para cambiar el sistema de ignorancia política que existe aquí. Endorso su meta y su visión: “hablando de diáspora, la inmigración de puertorriqueños a USA es grandísima en pueblos como Hazleton, Freeland, Wilke Barre, Nanticoke en otra parte del condado de Luzerne, se han dejado sentir nuestros hermanos registrándose para votar, estoy orgullosa de todo lo que hacemos.  Nuestro derecho es cumplir con nuestro deber que es el voto. Y gracias a Dios, tenemos hasta el 16 abril para que no solo los puertorriqueños se registren.”

Como seres humanos, no podemos olvidar lo que está pasando en Puerto Rico, el sufrimiento de nuestros hermanos y hermanas.

 

Maria Jacketti

Periodista, Educadora, Poeta y Editora drmariawu@msn.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − siete =