Estado de derecho y profilaxis policial en EE.UU.

Por Eddy Ulerio

Ciertos sectores que defiende el status quo, siempre va a encontrar casos, donde ha habido atropello policial en contra de personas, que necesariamente no son de color. Y que, según ellos, no ha habido ningún tipo de protesta pidiendo justicia por esas vidas perdidas y probablemente sus muertes quedaron impune.

Sin embargo, es muy importante que, en el momento de querer expresar cualquier disconformidad con actos de violencia, que no han suscitado un reclamo general como ha sido la muerte de George Floyd, no significa que se pueda quitar el valor de estas protestas

La muerte de Floyd ha sido el detonante del racismo sistémico que existe en este país. Los que marchan, buscan precisamente que se respete la vida humana por encima de prejuicios, que la policía cumpla con su rol, sin tener que usar técnica de asfixia para someter a cualquier persona.

En la mayoría de los casos de brutalidad policial en los videos que han salido a la luz, hemos comprobado que no había ninguna razón para que los policías involucrados, tuvieran que golpear y someter a personas que no estaban poniendo resistencia.

La consigna de las protestas nacional e internacional ha sido “No puedo respirar” (I can’t breath), que fue el clamor de Floyd a los policías para que se detuvieran y ellos ni se inmutaron y el que presionaba su cuello, estuvo encima de él por 8 minutos y 46 segundos hasta que perdió el conocimiento.

Mucha gente ha criticado la frase del movimiento “Black lives matter” (las vidas negras importan), agregando que todas las vidas son importantes. Es algo que no está en duda, pero los que protestan solo intentan decir que las vidas negras también importan y que merecen ser cuidadas y respetadas como las otras vidas.

La intención de los que protestan es genuina y creo que son voces que no deben apagarse. Sin embargo, hemos visto con enfado, cómo grupos que no tienen nada que ver con las protestas se han metido en ellas para vandalizar y destruir propiedades. Eso es inaceptable y los responsables deben ser castigados.

El problema de esto último, es que muchas personas (racistas o no) se han quedado solo con la parte negativa de las protestas y han pretendido convencer a todos de que los que protestan, son bandidos que no merecen ser tomados en cuenta.

Precisamente, esa es una lectura política de los acontecimientos que explotan los simpatizantes de la actual administración e incluso, el mismo presidente de este país, que no ha sido capaz de solidarizarse con los familiares de la víctima y como siempre, se la ha pasado escribiendo twists panfletarios sin contexto y por supuesto, responsabilizando a otros de los fallos de su gestión de gobierno.

Las protestas han logrado que se repiense la formación de los policías y el abandono de prácticas de asfixias que hasta el momento, muy común en muchos estados. También, que se implemente varias acciones como el fortalecimiento de la supervisión, la capacitación y la rendición de cuentas.

 En el 2015 bajo la administración del presidente Barack Obama se creó un grupo de trabajo policial del siglo XX1.

El trabajo que hace la policía de cuidar a la ciudadanía es valioso y arriesgan todos los días sus vidas para lograr este propósito. No se trata de satanizar a todos los policías y ver a todos sus miembros como demonios de los que debemos cuidarnos. Se trata, de que algunas manzanas podridas que aún están dentro de los cuerpos policiales se ajusten a las nuevas normas o que renuncien.

Latino News

info@latinonewspa.com