La marcha de Hazleton

Aprovecho la imagen de la “marcha por nuestras vidas” que protagonizaron los jóvenes estudiantes de Hazleton el pasado 24 de marzo.

Muy emotiva marcha que involucró mucha gente adulta, padres, profesores, vecinos y amigos de estos jóvenes que al igual que otros en el país, decidieron levantar su voz este día para llevar un mensaje humanista de paz y cordura, en momentos en que pareciera que las masacres en las escuelas son una moda macabra que ciertos jóvenes con un algún desorden psicosocial recurren a ella como una manera de demostrarle al mundo que son importantes y que pueden hacer mucho daño.

Dejando a un lado la reflexión que pudiera hacerse sobre esos sucesos detestables, quiero pensar que la marcha de Hazleton no nos puede dejar indiferentes. Como comunidad, hace casi dos décadas que venimos marchando, pero aún se necesita limar asperezas y lograr la integración de la diversidad. Aún hay voces agoreras dentro de la comunidad anglosajona.

Es entendible que a medida en que ellos como criollos se van sintiendo invadidos por una población de inmigrantes que, a sus ojos, han venido a “imponer” sus culturas y a desplazar en términos demográficos a gran parte de la población nativa.

No es cierto que la inmigración de hispanos a Hazleton haya duplicado los niveles de criminalidad ni que todo lo que hemos traído como inmigrantes es negativo. Al contrario, más de 600 negocios hispanos establecidos, creación de nuevos puestos de trabajo, que han acabado con el desempleo, altos pagos de impuestos, rescate de casas que antes estaban abandonadas, entre otras cosas positivas”.

Es entendible que cuando la población de cualquier ciudad crece, del mismo modo crece la delincuencia y la misma, no depende de color o etnia.

La marcha de Hazleton debemos hacerla todos. Caminar la misma vía y ser capaces de esperar al otro que tal vez no ser como nosotros en lengua y cultura, pero es nuestro vecino que trabaja, se sacrifica y quiere lo mejor para esta ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − 7 =