Pastora Elizabeth Torres y su Ministerio Cristiano

Por Eddy Ulerio

Elizabeth, es oriunda de Esperanza, provincia Valverde Mao en la República Dominicana. Es comunicadora social. Hace 10 años que vive en la ciudad de Hazleton y 6 años que empezó su ministerio en la iglesia Agua de Vida, que es parte de la Asamblea de Dios, cuyo concilio está en New Jersey.

En los 10 años que lleva en Hazleton, sostiene que ha visto cambios significativos en cuanto al comercio.

“Cuando llegué hace 10 años, el comercio era muy escaso. Ahora veo un gran avance a nivel de barberías, salones de bellezas, incluso, hasta instituciones que no existían. Debo destacar que esta ciudad hace 10 años era difícil encontrar en una institución pública, una persona que te hablara en español. Ahora me doy cuenta que la sociedad americana ha entendido que nosotros somos una fuerza poderosa en esta ciudad. Donde quiera que te muevas, vas a encontrar a alguien que te atienda en español. Para mí, eso es una gran cosa”.

Conocemos a Elizabeth como pastora, pero hay otras cosas que no sabemos de ella, que la han ayudado a ser lo que ella es hoy, como persona y como cristiana.

“Yo podría describir a Elizabeth como una mujer emprendedora. Desde mi niñez, tuve una gran vocación por los trabajos comunitarios y obviamente como nací en una familia cristiana, desde muy temprana edad, estuve en las labores eclesiásticas con mis padres. Dirigí organizaciones juveniles dentro de la iglesia, también hicimos un trabajo a nivel regional con las asambleas de Dios. Esto me dio un aval para desarrollar lo que fue el llamado al ministerio. En el plano secular, estudié Comunicación Social, mención periodismo. Esto me sirvió con la ayuda de Dios, a abrirme puertas en los Medios de Comunicación en la República Dominicana y pude hacer un trabajo a nivel social y también a nivel eclesiástico”, dijo: Elizabeth.

A veces creemos que cuando Dios llama a alguien a un ministerio, es porque es especial y la verdad es que, para Dios, todos somos especiales. Dios siempre nos llama, está en nosotros a través de la oración y el discernimiento, descubrir a qué Dios nos llama. Al que mucho se le da, mucho se le exigirá. ¿Cuándo se da cuenta Elizabeth de que Dios la llama al ministerio?

“Siempre lo supe desde muy niña, porque cuando tuve aproximadamente 11 o 12 años, ya yo enseñaba a los otros niños. Ya en la adolescencia, teníamos grupos organizados, enseñando la palabra de Dios. No solamente a jóvenes, sino también a adultos. O sea, que fue algo que tuvo en mí, desde muy temprana edad, pero ya a nivel pastoral como tal, tengo alrededor de 6 años, trabajando a tiempo completo en lo que es este llamado que el Señor nos ha dado. El nombre de nuestra iglesia es Iglesia Cristiana Agua de vida, incorporada. Tiene su cede central en el estado de New Jersey. Nosotros somos una dependencia en la ciudad de Hazleton, pero también tenemos otras iglesias en la República Dominicana.

En Hazleton, han surgido muchas iglesias en los últimos años y eso puede tener diversas explicaciones a nivel sociológico. ¿En una ciudad donde hay tantas iglesias cristianas cómo ha sido su labor apostólica?

“Yo pienso que ha sido algo extraordinario, porque el hecho de que hay muchas iglesias, no ha sido para mí, una limitante, más bien, ha sido un empuje, una motivación. Porque estamos trabajando en áreas, que otras iglesias no están trabajando. Cada ministerio Dios le hace un llamado específico y se enfoca en un área específica. Nosotros tenemos un enfoque muy específico y detrás de esa visión vamos y hemos vista la mano de Dios”, acotó Elizabeth.

Cada iglesia entiende que a parte de predicar la palabra de Dios y de ayudar a otros a reconocer el amor de Dios en su vida y atraerlo a él, cada uno tiene un enfoque o hace un énfasis en su trabajo pastoral.

“Nosotros estamos muy concentrados en lo que es la juventud. Hemos tenido grandes logros. Yo creo que el principal que es el número uno, ha sido poder establecer el nombre de Dios en la comunidad. Y a través de establecer el nombre Dios, hemos alcanzado lo que la sociedad daba por perdido o que la sociedad tenía como rechazado. Eso, el Señor lo ha tomado y ha hecho cosas extraordinarias con esas personas. Gente que tuvieron en la cárcel, perdidas en drogas, gente que tuvieron al punto del suicidio, etc. El Señor, nos ha usado como su instrumento y lo ha traído a su redil. Si tuviera que hablar de algo tangible, para mí, la transformación de una persona, es lo más tangible que puedo enseñar. Porque la sociedad de Hazleton conoció su antes y está conociendo su después.

Para concluir la entrevista, me permití hacerle una pregunta la pastora que hace tiempo me he hecho. ¿Crees usted que Hazleton es una ciudad cristiana?

Yo podría decir que sí, porque en términos generales, lo que predomina en esta ciudad, es el cristianismo desde diferentes linderos. Pero tú no te vas a encontrar aquí una doctrina distinta que no sea las enseñanzas de Cristo; que, aunque algunas personas o iglesias no lo profesen al ciento por ciento, eso es otra cosa. Pero el nombre de Cristo es que se menciona en esta ciudad como enseñanza.

Latino News

info@latinonewspa.com