Chilenos recuerdan 30 años del triunfo sobre Pinochet y vuelta a democracia

Nelson Sandoval Díaz/EFE
Santiago de Chile

 Los chilenos celebraron ayer con diversos actos el trigésimo aniversario del triunfo sobre Augusto Pinochet en el plebiscito del 5 de octubre de 1988, que marcó el comienzo del fin de la dictadura (1973-1990) y el inicio de la vuelta del país a la democracia, perdida en 1973.

Todos los sectores políticos se unieron a los actos, incluido el Gobierno del presidente Sebastián Piñera, que aglutina a parte de los partidos y dirigentes que sustentaron la dictadura y fueron derrotados aquel 5 de octubre.

En tanto, las agrupaciones que dieron cara al régimen de facto y lograron el triunfo en esa jornada histórica, dieron un aire festivo a la jornada, rememorando la consigna “la alegría ya viene”, que simbolizó la campaña coronada en el plebiscito.

El “No”, que suponía la celebración de elecciones libres un año después, obtuvo el 54,71 % de los votos, y el “Sí”, que conllevaba la permanencia de Pinochet en el poder por ocho años más y después una eventual reelección, alcanzó el 43,01 %.

“Corrió solo y llegó segundo”, tituló al día siguiente el diario “Fortín Mapocho” para describir la derrota de Pinochet, que no obstante se mantuvo hasta 1998 como jefe del Ejército y después fue nombrado senador vitalicio.

En el Palacio de La Moneda, Piñera encabezó este viernes un acto en el que definió la jornada del plebiscito como un “día luminoso y esperanzador”, que supuso un “gran triunfo” de la democracia.

“Ese día, después de largos 16 años de régimen militar, representó no solo un triunfo para el “No”, sino un gran triunfo para la democracia y para los demócratas de nuestro país porque abrió las puertas a una transición ejemplar en que todos hicimos nuestros mejores aportes”, afirmó el mandatario.

En lo personal, Piñera votó aquella vez por el “No”, pero en la campaña para las elecciones del año siguiente, que ganó el democristiano Patricio Aylwin, fue el jefe del comando electoral de Hernán Büchi, elegido por Pinochet como su delfín y continuador de su obra.

El gobernante aseguró que ese 5 de octubre de 1988 los chilenos cambiaron el curso de la historia “con un lápiz y un papel” y elogió a los “visionarios” de la Concertación de Partidos por la Democracia, que estructuró la campaña del “No”, por “enfrentar de forma pacífica a través de las urnas” a la dictadura militar.

También alabó a las autoridades del régimen militar, que “honraron su compromiso y reconocieron el veredicto” de las urnas.

En la oposición de centroizquierda, el expresidente Ricardo Lagos y el exsenador Andrés Zaldívar, dos figuras emblemáticas de la Concertación de Partidos por la Democracia, arremetieron contra Piñera.

“Muchas veces los triunfos tienen tantos padres y madres que las derrotas quedan solas”, ironizó Lagos, que gobernó Chile entre 2000 y 2006, en una actividad en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

Zaldívar, un dirigente histórico de la Democracia Cristiana (DC), consideró que el acto de Piñera fue una “contradicción” porque muchos miembros de su Gobierno votaron a favor de la continuidad de Pinochet.

“No tiene nada que atribuirse la derecha. Es una negación plantear que hubo una transición pactada. No, la transición fue una transición ganada, ganada por la gente”, sostuvo.

La Democracia Cristiana organizó otro acto para reconocer el papel de sus militantes en la campaña del “No” a Pinochet al que asistieron dirigentes de otros partidos de oposición, como el presidente del Partido Socialista, senador Álvaro Elizalde.

“No nos parece que un Gobierno cuyo sustento son los partidos que estuvieron con el “Sí” haga un acto de conmemoración”, dijo Elizalde, sumándose a las críticas hacia Piñera.

Con un sello diametralmente opuesto, un pequeño grupo de pinochetistas se congregaron en la capital del país para recordar a los chilenos que votaron “Sí” en el plebiscito de 1988.

Convocados por la Corporación 11 de Septiembre, integrada por nostálgicos del régimen militar, se reunieron en el Memorial de Jaime Guzmán, el ideólogo de la dictadura que fue asesinado en abril de 1991 por un grupo de ultraizquierda.

Los asistentes criticaron a los miembros del Gobierno que votaron por la continuidad del dictador en 1988 y que hoy se sumaron a la conmemoración de Piñera en La Moneda.

La jornada de aniversario culminó con un multitudinario acto cultural en el céntrico Paseo Bulnes, que da frente al Palacio de La Moneda, donde durante unas cinco horas subieron al escenario decenas de artistas y grupos musicales, entre ellos los históricos Inti Illimani, Quilapayún Sol y Lluvia y Villa Cariño, además de muchos otros.

Encuestas publicadas en los últimos años destacan que hoy un 70 % de los chilenos votarían por el “No”.

Latino News

info@latinonewspa.com