Organizan el diálogo en medio de denuncias

AFP
Managua

A la espera de un diálogo nacional, ayer miércoles se multiplicaron en Nicaragua las denuncias de violencia y represión en el marco de las protestas que dejaron 34 muertos en los últimos días.

Aunque desde la víspera se redujo la tensión en las calles, luego de seis días de violentas protestas que llevaron al gobierno de Daniel Ortega a derogar una reforma al sistema de pensiones, ayer miércoles surgían cada vez más testimonios y denuncias de violación de derechos humanos durante las manifestaciones.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) contabilizaba hasta el martes 34 muertos, entre ellos algunos desaparecidos que fueron encontrados por familiares en la morgue del Instituto de Medicina Legal de Managua y personas que fallecieron en el hospital tras resultar heridas durante las protestas.

Tras las múltiples manifestaciones, enfrentamientos con la policía, saqueos y caos, desde el martes no se registraban protestas ni barricadas en las rutas, con el tránsito congestionado típico de días laborales.

Pero la calma es tensa, mientras el país se prepara para un diálogo nacional, para el que aún no se fijó una fecha ni se conoce quiénes participarán de él.

El gobierno aportó a la distensión al no reprimir una multitudinaria marcha el lunes, con la liberación el martes de los detenidos durante las manifestaciones y levantando el bloqueo a un canal de televisión censurado. Ayer miércoles también se reanudaron las clases hasta ahora suspendidas.

Sin embargo, algunos no se atreven aún a proclamar el fin del clima de tensión. “Vamos a ver cuánto nos dura esta calma. A mi hija no la voy a mandar a clases porque todavía no lo miro muy estable”, comentó el taxista Alan Saavedra, en Managua.

La directora del CENIDH, Vilma Núñez, aseguró que el gobierno incurrió en “una violación masiva de derechos humanos” durante las protestas, incluyendo la muerte y tortura de jóvenes para desalentar su movilización.

“Es una grave violación masiva de derechos humanos que se está dando en Nicaragua”, con pérdidas de vida, torturas a detenidos, agresión a periodistas, cierre de medios de comunicación y daños a la propiedad, dijo Núñez.

También jóvenes que fueron encarcelados durante las protestas relataron este miércoles que sufrieron palizas a manos de supuestos oficiales de policía.

Latino News

info@latinonewspa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + veinte =