Perdón sin olvido y unidad, símbolos de López Obrador para lograr la paz

Ciudad Juárez (México)
Martí Quintana/EFE

Perdón sin olvido y unidad nacional son dos emblemas del futuro presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, imprescindibles para lograr la pacificación de un país sumido en una ola de violencia con 31.174 homicidios en 2017.

“No hay que olvidar, pero sí estoy a favor del perdón”, apuntó el líder izquierdista, quien asumirá la Presidencia el 1 de diciembre, en el comienzo ayer en Ciudad Juárez de los “Foros Escucha para Trazar la Ruta de Pacificación del País y la Reconciliación Nacional”.

Esta innovadora propuesta pretende poner a las víctimas “en el centro” del debate en aras de restaurar la tranquilidad y la seguridad en México.

Pero no está exento de polémica, pues buscará impulsar una ley de amnistía a criminales y evaluar medidas como la despenalización de las drogas.

Y este martes, en la fronteriza y peligrosa Ciudad Juárez -que la semana pasada rememoró sus peores tiempos al sumar 30 asesinatos en 24 horas-, la controversia en torno a ciertas propuestas se hicieron más que patentes.

Un grupo de familiares de víctimas irrumpió en el salón universitario donde se realizaba la inauguración y, ante la petición de perdón de López Obrador, arremetieron con un contundente: “¡No se puede perdonar¡”.

Aunque el resto de su discurso fue aplaudido, el futuro presidente puso de manifiesto la difícil tesitura que deberá enfrentar, la de una ciudadanía ansiosa de justicia y exhausta de violencia.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el país registró 31.174 homicidios en 2017 y 25 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Además de esta premisa, López Obrador insistió hoy en mucho del ideario ya expuesto en campaña. “Es tiempo de unidad y reconciliación”, dijo, y por ello hay que “escuchar a todos” para “sacar adelante” al país.

Estos foros, agregó, permitirán debatir “sin censura” ante la “complejidad” del reto, que enfrentará sin presiones externas de gobiernos extranjeros ni grupos de poder.

En el proceso, que será largo, no habrá tampoco “demagogia”, apuntó al responder al familiar de un desaparecido que recordaba que el tiempo les va en contra.

“La violencia no se puede enfrentar con violencia, ni el mal con el mal; no creo en la máxima del ojo por ojo, diente por diente”, remató López Obrador.

No obstante, el líder de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) no habló de los dos temas más polémicos, la ley de amnistía a criminales y la despenalización de las drogas.

Dejó el asunto a quienes llevarán la batuta en seguridad en su próximo Gobierno, la ministra de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Alfonso Durazo.

“Al menos más de 37.000 desaparecidos reconocidos oficialmente y cientos de miles de personas asesinadas. (…) ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?”, reflexionó Sánchez Cordero.

La exministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) indicó que devolver la paz social no será “tarea sencilla”.

Deberá ser un ejercicio “integral” y multidisciplinar que contemplará la amnistía o reducción de penas, la despenalización de las drogas, las comisiones de investigación, el fortalecimiento de la justicia, la búsqueda de desaparecidos y la justicia transicional, que busca dejar atrás periodos de conflicto.

“Es un camino complejo pero necesario para el país; implica muchos actores, sincronía, voluntad política y escucha de quienes han vivido en carne propia esta violencia”, agregó.

En su turno de palabra, Durazo remarcó que la pacificación y la reconciliación, que contempla una ley de amnistía, “no es un pacto con el crimen” sino un punto de inflexión y una “receta” hacia la paz.

Así, la propuesta de amnistía a criminales, que busca llevarse al Congreso tras los foros, no es “ni subversiva ni extravagante”.

Explicó además que crímenes de lesa humanidad como el genocidio, la desaparición forzada o el feminicidio “no podrán ser sujetos a amnistía”.

De esta manera “los únicos beneficiarios posibles” serán quienes hayan cometido “delitos no graves, sin violencia, ferocidad o barbarie”.

En su turno de palabra, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), afirmó que esta reunión va más allá de la “fotografía”.

Pese a dar un discurso similar al del López Obrador y su gabinete, fue interrumpido en varias ocasiones por varios familiares de víctimas que entraron, sin previo aviso, al salón de actos.

Con el lema “Con las víctimas al centro”, se celebrarán un total de 40 foros en todo el país, y algunos de ellos serán específicos en reclusorios y otros dedicados a migrantes, refugiados y comunidades indígenas.

Latino News

info@latinonewspa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =