Por sismos en PR psiquiatra advierte escuchar noticias negativas no ayuda en nada y aumenta el pánico

“infórmese cuando sea necesario, no haga uso de las redes sociales, eso alimenta el pánico y el miedo”

Por Dominga Valdez

San Juan, Puerto Rico. Sentir de repente un sismo de magnitud 6.5 y docenas de réplicas seguidas, generan en las personas más ansiedad que un huracán, según explicó la doctora en psiquiatría Anissa Hernández.

Informó que ambos fenómenos provocan pánico, pero que los terremotos provocan un tipo de ansiedad descontrolada, pues se exponen a factores de incertidumbre, de lo impredecible.

” En un huracán por lo menos, a través de los servicios radales y meteorológicos, uno puede saber la ubicación y trayectoria del fenómeno y prepararse, pero con el terremoto el miedo a lo inevitable a lo impredecible, a no tener el control de lo acontecido, produce ese nivel de angustia, porque con los sismos es más difícil, pues no se puede tener una preparación con antelación”, apuntó.

Manifestó que, para manejar los ataques de pánicos, es necesario buscar aquellas cosas de la uno tiene el control

” Si hay mucho miedo o pánico, eso nos quita las fuerzas, en el aquí y ahora, para tomar las decisiones sabias”, dijo.

Recomendó empezar por lo más básico, realizar ejercicio de respiración, proyectarse al futuro con optimismo.

” Quedarse escuchando noticias negativas no ayuda en nada, infórmese cuando sea necesario, no haga uso de las redes sociales, eso alimenta el pánico y el miedo”, agregó.

La profesional de la salud mental, explicó que en estos casos se debe estar calmados, pues eso mismo el adulto les transmite al menor.

” Si el niño ve al adulto calmado, el niño aprende eso mismo, hay que darles igualmente a los ancianos ese sentido de la responsabilidad, a las personas mayores, ayúdenlo a ventilar sus emociones sin jugarlo, déjenle saber que no están solos, ofrézcanle ese

sentidos de esperanza”, expuso.

Hernández explicó los síntomas que definen a las personas ansiosas, entre estos citó:  los temblores, sudoración en manos y cuerpo,

hablan en tono alto, se aíslan, palpitaciones, negatividad, falta de sueño, inapetencia, entre otros.

Recomendó que, si la persona es paciente mental identificado, tenga en una mochila sus medicamentos, en caso que el médico necesite ajustar las dosis.

” Estos temblores continuarán, cada uno de nosotros o uno más que otros, estamos muy afectados

hay que continuar con su vida normal, es cuestión de mantener la calma”, aclaró.

Aconsejó al personal médico que están llevando sus servicios a que se turnen en los horarios, que no estén tanto tiempo expuestos y que complementen sus servicios con otras actividades en los sitios donde están los refugiados.

” En las tantas horas de trabajo, los profesionales pueden igualmente afectarse emocionalmente, ellos se exponen mucho a escenas traumáticas, sepan sus límites, a veces el personal de ayuda recibe ese impacto y no tienen tiempo de ventilar las emociones del día, que tengan tiempo de descanso para que puedan procesar estas situaciones’ finalizó.

La doctora Anissa Hernández, dirige el Centro Holístico para el Bienestar de la Salud Mental, CSP

787-326-2259

Latino News

info@latinonewspa.com