¿Dónde están los hombres de la patria

A partir de lo que pasó en las recientes elecciones municipales en la Republica Dominicana, son varias interrogantes que nos podemos hacer como sociedad y que nos dará luz para comprender la real situación, entendiendo que no ha sido propia de este siglo, sino que forma parte de una cultura en el  accionar político dominicano, espacialmente de la clase dominante, en cada uno de los principales partidos, que por hoy, siguen ostentando el poder a costa de la corrupción,  el despotismo y la impunidad.

Hoy seguimos enredados en los errores del pasado, negando la legitimidad de los Poderes del Estado, lejos de garantizar el Estado de Derecho, para sepultar una vez más la naciente democracia que aún no acaba de despegar. ¿Y la población pensante que nos dice de este nuevo episodio, que como novela realista nos da motivo para leerla y redactarla hasta la posteridad?

Hay murmullos en las esquinas, sobre las calles vuelan las golondrinas, más que verano es una turbulencia política que carcome la moral de los pueblos. Los vientos soplan sin rumbo fijo, mientras la gente se guarece en su propia indignación. Es la sociedad que, a un solo clamor, compungida, lamenta esas traiciones provocadas por los hijos de la luz.

Si embargo, al otro lado de la muralla edificada, una multitud de ilustres defensores de la justicia, se avalancha sobre la voluntad corrompida, sometiendo a cada uno según sus culpas, hasta hacer pulgar en el calabozo, cada maldad y perversidad que durante años nuestra sociedad ha vivido en carne propia, sin que la ley corrompida hiciera nada para hacer pagar a esos políticos traidores de la patria, merecedores de morir bajo el fuego de un pelotón.

¿Dónde están los hombres de la patria?  ¿Qué fue de aquél pueblo guerrero del 1844, 1865, 1916, 1959 y 1965 sepultado sobre su propia tierra ensangrentada en busca de libertad? Hoy las circunstancias nos empujan a retomar una lucha campal, con el escudo de la moralidad, donde nuestros mejores hombres y mujeres asuman la defensa de la patria.   ¡Vamos pueblo y caminemos a pasos de vencedores, hoy la patria nos necesita!

Jacinto Sención Mateo

Filósofo y Escritor dominicano hostosculturas@hotmail.es