El celular y las relaciones humanas

¿Te has dado cuenta como el celular esta dominando a las personas? Cuando vas a un restaurante puedes ver una familia sentada a la mesa y cada persona está mirando su celular. Se está creando una adicción tan grande al uso del celular que esto le está haciendo mucho daño a las relaciones humanas. Antes solo usábamos el celular para hacer llamadas y enviar mensajes de textos muy breves. Ahora tiene múltiples usos.

Cada día la tecnología está avanzando. Ya el celular puede sustituir a la televisión, a la cámara y a la computadora. Y con las aplicaciones que tiene puedes recibir y enviar dinero a cualquier parte del mundo. Los hijos pueden usar juegos electrónicos. Podemos leer libros, comprar boletos de viaje y muchísimas cosas más. Ya no es necesario ir a la tienda a comprar. Podemos ordenar cualquier cosa por medio del celular y nos llega directamente a la casa.

Pero lamentablemente el uso del celular ha hecho que las personas no se comuniquen tanto como antes. Cuando estamos reunidos, lo correcto sería guardar el celular y no seguir usándolo cuando nos están hablando. Hasta en las iglesias podemos ver personas que mientras se está dando el mensaje, están conectadas al celular. Eso es una falta de respeto al líder o pastor.

Cuando estamos en la casa, lo correcto es que hablemos con nuestros familiares. Pero podemos notar que el celular es el que domina. Al comer, al ir al baño, al acostarse. Es increíble como el celular ha esclavizado a muchas personas. Hay que tomar conciencia no convertirnos en esclavos de algo tan pequeño, pero tan adictivo.

También hay que mencionar las redes sociales. Hay una curiosidad cada día para ver lo que se ha puesto o publicado en las redes sociales. Podemos ver algunas informaciones interesantes, pero, además, noticias malas, fotos de todas formas de quienes comparten y muchísimas informaciones falsas, hasta dando la noticia del fallecimiento de personas famosas cuando en realidad están muy vivas y disfrutando en sus mansiones. Por las redes sociales se dicen cosas como si en realidad ocurrieron, pero muchas de ellas no son verdaderas. Hasta hay personas que nos hacen creer que están en ciertos lugares, pero en verdad están en su casa con muchas preocupaciones.

Si verdaderamente deseamos usar sabiamente nuestro celular, lo conveniente es usarlo para las cosas importantes de la vida. Entre ellas, para llamar a nuestros familiares y hablar un rato interesándonos en cómo están o si algo necesitan. Muchas personas prefieren enviar mensajes por escrito, pero hablar es mucho mejor. También se puede usar para conseguir mejores oportunidades de trabajo y para manejar nuestros negocios. Además, al manejar un vehículo, el celular es nuestro mejor compañero. Por lo tanto, es importante tenerlo siempre cargado. Nos puede ocurrir algo en el camino, y tendríamos que llamar a un familiar o a los servicios de grúas. O tal vez a la policía, dependiendo lo que ocurra. El celular nos puede salvar la vida.

Por lo tanto, si realmente deseamos aprovechar la gran utilidad del celular y mejorar nuestras relaciones humanas, recordemos que cuando hablamos con alguien, debemos guardar el celular, no estar chequeando Facebook o las otras redes sociales y poner atención a quien nos habla. Miremos a la cara a las personas que desean comunicarnos cosas de interesantes. Si estamos en la casa, pongamos mucha atención a nuestros seres queridos. Muchas parejas han tenido problemas porque le ponen más atención al celular que a la relación que tienen. También pueden surgir celos y pleitos, ya que es fácil comunicarnos con otras personas con tan solo enviarles un mensaje. Para evitar todo eso, es importante que meditemos seriamente sobre lo que está ocurriendo con el celular y las relaciones humanas.

Benjamín Franklin Arias

Educador, Teólogo y Escritor benjamín.arias@wilkes.edu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + dieciseis =