El poder de la fe

¿Tienes metas en tu vida? ¿Hay cosas grandes que deseas lograr o tener? ¿Tienes la esperanza de ver hecho realidad ese sueño de tu vida? Todos tenemos el deseo de lograr grandes cosas en la vida, ya que una vida sin metas es como caminar sin rumbo. Es dar pasos hacia ningún lugar determinado. Para que podamos alcanzar nuestras metas o sueños se necesita tener mucha fe.

¿Qué es la fe? La mejor definición de la fe la encontramos en la Biblia en Hebreos 11:1 donde dice “es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Es tener esa seguridad de que lo que esperamos lo tendremos algún dia. Es ese pensamiento positivo de que eso que no vemos por ahora, algún dia se hará realidad. Es estar convencidos de que tendremos algo de mucho valor en nuestras vidas o lograremos esas metas que harán que nuestra vida y la de nuestros familiares sea mucho mejor.

En el área de educación, podemos tener la meta de lograr cierto grado educativo como la Licenciatura, Maestría o Doctorado. En mi caso, siempre soñé con lograr tener mi Doctorado y para lograrlo hice grandes esfuerzos financieros, intelectuales y de transportación. Yo vivía en el Bronx, New York y para llegar al centro de estudios en Queens, tenía que tomar tres trenes y un autobús. Pero tuve esa convicción de que lograría alcanzar mi Doctorado y, gracias a Dios, lo logré en enero del 2013. Por lo tanto, te animo a que sigas adelante en el área educativa y no te des por vencido hasta lograr el grado que desees o el conocimiento de la profesión preferida. Para eso necesitas una fe positiva, asegurándote de que lo puedes lograr.

En el área de la salud, es posible que tengamos la necesidad de perder peso. Si hacemos un plan de ejercicios y establecemos una buena dieta, con seguridad lograremos perder esas libras que están demás en nuestro cuerpo y que, de una menara u otra, nos pueden hacer daño. Inscribirnos en un gimnasio y visitarlo con regularidad nos ayudará poco a poco a lograr nuestro peso ideal. No olvidemos que nuestra fe juega un gran papel para lograrlo. Al visualizarnos como queremos lucir, eso nos anima a seguir cada día con nuestros ejercicios y dieta.

En el área deportiva, uno de nuestros grandes deseos es ganar cierta competencia. Por eso, un entrenamiento continuo es necesario. Fortalecernos poco a poco y lograr más y más cada día y pensar como si estuviéramos compitiendo contra nosotros mismos. No importa el deporte o las artes marciales que practiquemos, lo ideal es lograr el máximo en esa área con la fe puesta en el galardón. Debemos visualizarnos recibiendo ese trofeo del primer lugar. Es una fe con la certeza de que podemos lograr cualquier cosa o de que ya lo hemos logrado. Eso nos fortalece a alcanzar lo que parece imposible.

En el área de las finanzas, la meta de prosperar es algo que se logra con mucha fe, disciplina y acción. No podemos esperar que nos lleguen los billetes de cien dólares sin hacer nada. Hay otro versículo bíblico que dice: “La fe, si no tiene obras, es muerta en si misma” (Santiago 2:17). Debemos tener fe, pero debe verse en nuestras acciones al hacer el bien a los demás, ofreciendo nuestros servicios y, de manera lógica, veremos nuestro crecimiento financiero. Eso se logra ejerciendo una profesión, estableciendo un negocio legal, ofreciendo nuestros servicios y productos ayudando a otros a lograr sus metas también. No olvidemos que teniendo una buena administración y poniendo nuestra fe en lo que queremos lograr, todo se hace posible.

Como podemos ver, en cualquier área de nuestras vidas, se hace necesario tener esa fe en Dios, la cual nos permitirá que podamos lograr eso que anhelamos. Nada es imposible si nos esforzamos para llegar a la meta que nos proponemos, si es que luchamos cada dia con una fe firme de tal manera que podamos ver en nuestros pensamientos como si ya la hemos alcanzado. Muchos personajes bíblicos y de la historia ya lo demostraron que con sus vidas. También los inventores y científicos al crear cosas útiles para nuestras vidas. Todo eso ha sido posible gracias al poder de la fe.

Benjamín Franklin Arias

Educador, Teólogo y Escritor benjamín.arias@wilkes.edu