El proceso de desarrollo técnico y el empoderamiento van de la mano

Por Fermín Díaz, EIT, MSC

 

En el proceso continuo de desarrollo de las comunidades, estas experimentaran tantos cambios como estrellas hay en el cielo, pero el fin de estos cambios solo conduce a una dirección y es el empoderamiento. Ese empoderamiento da la autodeterminación a las comunidades de trazar su dirección y destino.

Es importante apoyar el desarrollo orgánico y local de las comunidades ya que no solo son espacios físicos inanimados, son ecosistemas culturalmente vivos y quienes ocupan espacio en estos ecosistemas entienden bien la dinámica de estos.

Este proceso de crecimiento debe ir acompañado del desarrollo técnico de sus habitantes, para que provean las habilidades administrativas, políticas y económicas que permitan no solo tener peso electoral sino también, capacidad de gerenciar los posibles triunfos.

Esto no será una tarea fácil, ya que, con el proceso de hibridación cultural y económica, quienes asuman este papel deberán entender el modelo local, así como los modelos nacionales existentes. Es difícil ignorar los factores culturales a la hora de desarrollar trabajos en comunidades diversas y es menos real pedirles a las comunidades que se conviertan en homogéneas para facilitar el trabajo.

Todo esto me trae una imagen de la revolución mexicana donde Francisco Villa y Emiliano Zapata posan en la sede de gobierno luego de haber luchado arduamente y haber tomado el poder, pero sin un plan de gobierno y luego “acordaron que Madero gobernaría”. Esto nos enseña que deben existir procesos paralelos para el empoderamiento como son los avances electorales y la preparación para asumir los frutos de estas luchas.

Latino News

info@latinonewspa.com