Inmigrantes legales pueden estar sujetos a deportación

Las medidas draconianas de la administración de Trump, comenzaron con los latinoamericanos cruzando la frontera sur. Para los adultos, se han establecido campamentos exigiendo algunos trabajos forzados. Los niños han sido separados de sus padres y mantenidos en jaulas. Si eso no fuera suficiente, la Administración de Trump ahora está considerando un plan para deportar a los inmigrantes legales.

Realmente me gustaría escuchar a Lou Barletta sopesar este nuevo plan, ya que en sus declaraciones ha manifestado que “siempre he sido un “amigo” de los inmigrantes legales”. Ahora, es el momento de poner acción detrás de esas palabras, si él es realmente el defensor de aquellos que han venido aquí bajo la ley.

El 18 de octubre, la PBS News Hour detalló los temores de una inmigrante legal en California, una profesional de México, que podría practicar la medicina allí. La propuesta de la nueva ley, se refiere a que cualquier persona que reciba cualquier tipo de asistencia estatal o federal podría ser un objetivo de deportación, esta orden ejecutiva de materializarse, afectaría a miles de personas a nivel local y a millones a nivel nacional.

¿Cómo es esto posible? Pregunte acerca de la historia de la inmigración, particularmente la influencia de los inmigrantes que pasaron por la Isla Ellis a fines del siglo XIX. Entre esos, numerados todos mis abuelos. Según una ley antigua, los inmigrantes solo podían ingresar al país si tenían trabajo garantizado. Para muchos deseosos de ingresar al país, esto llevó a que las minas de carbón se llenaran con italianos y europeos del este, quienes, en el mejor de los casos, soportaron la vida de los sirvientes contratados.

La mujer en el informe no mostraba su rostro, debido a los temores de deportación. Ha retirado a su familia de toda la ayuda del gobierno, incluida la asistencia médica de California para sus dos hijos, la menor de dos meses. Entonces, ¿no debería ser suficiente? Aparentemente no.

Como ella está recién parida y no está trabajando, según este plan propuesto, podría ser deportada porque no está trabajando. Técnicamente, ella como ser humano, no es autosuficiente. Debemos considerar cómo afectaría esta orden a las mujeres en particular que cuentan con sus esposos para la supervivencia financiera.

Se supone que resucitar esta ley y darle un cambio de imagen ayuda a los contribuyentes estadounidenses, muchos de los cuales resienten cualquier ayuda brindada a los inmigrantes.

Eso es una venganza miope y una cosecha de odio racial, ya que los inmigrantes legales enriquecen las listas de impuestos de los Estados Unidos y no tienen más probabilidades de recibir asistencia que los estadounidenses, cuyos abuelos se establecieron aquí hace mucho tiempo, según El Washington Post.

Ahora vamos a centrarnos en el impacto local de esta propuesta fascista. La mitad de la población del área, podría ser arreada, separada de los niños, tal vez en las redadas de ICE de medianoche, y enviada de regreso a sus países de origen con la ropa  sobre la espalda. Por favor recuerden, estamos hablando de personas que están aquí, legalmente.

Tal plan huele a las estratagemas de la Alemania de Hitler, pero para el genocidio.

Recientemente, el ex presidente Jimmy Carter fue citado diciendo que la democracia, tal como la conocemos, ya no existe en Estados Unidos.

Él estaba en lo correcto.

Maria Jacketti

Periodista, Educadora, Poeta y Editora drmariawu@msn.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 18 =