Obedecer las reglas

Por Benjamín Franklin Arias, Ph.D.

benfrank1305@gmail.com

A cualquier lugar donde vamos, podemos ver algunos letreros que nos indican cosas que no debemos hacer. Y tal vez, hay otros letreros de lo que debemos hacer. Pero también en las carreteras donde manejamos, vemos una gran cantidad de otros letreros. ¿Los obedeces? Hay muchas razones por las cuales debemos obedecer las reglas establecidas en los diferentes lugares donde vamos, ya que por ellas podemos evitarnos muchos problemas en la vida.

En primer lugar, cuando vamos a algunas clínicas u otros lugares, se nos indica que no usemos el celular y que le pongamos atención a los niños que nos acompañan. Muchas personas por estar usando su celular se olvidan del mundo. Se concentran tanto que al rato no saben a dónde se fue el niño o niña que ellos llevaron a ese lugar.

En segundo lugar, en algunas clínicas hay informaciones que dicen que, si no se cancela alguna cita, tenemos que pagar cierta cantidad de dinero por no llegar. Muchas personas se enojan al respecto, pero esa información casi siempre se ofrece en el momento en que se hace la cita o se puede leer en un mural puesto en las pareces de la clínica.

En tercer lugar, es importante obedecer las reglas para evitarnos otros tipos de problemas que afectan las finanzas de la familia. A nuestros hijos se les debe recordar que obedezcan las reglas de la escuela en que van para que les vaya bien y así evitarnos muchos problemas. En muchas ocasiones los padres tienen que salir del trabajo para ir a una reunión en la escuela por el mal comportamiento de sus hijos al desobedecer las reglas. Esto hace que al empleado le descuenten parte de su salario por las horas que uso para participar en esas reuniones.

En cuarto lugar, obedecer a los letreros de las carreteras es de suma importancia. Al manejar nuestro vehículo, podemos ver que en ciertos lugares la velocidad limite es 25 millas por hora, en otros lugares es 40 y en las autopistas, 60 o 65 millas por hora. Si vamos más rápido de lo establecido, la policía puede pedirnos que paremos y nos da una multa de más de cien dólares. Eso con dinero se resuelve, afectando así nuestro presupuesto, pero si perdemos el control, al manejar mucho más rápido de lo indicando, podríamos tener un accidente y hasta perder la vida por no obedecer la señal del tránsito.

En quinto lugar, en importante leer los letreros de todos los lugares que visitamos a buscar servicios o productos. Hay personas que han comprado comida que se ha elaborado especialmente para animales, como perros o gatos. Muchas latas lucen como las sardinas o salmones que a veces compramos, pero en realidad es comida para animales, la cual contiene elementos no muy buenos para la salud humana.

Y, en sexto lugar, asegurémonos bien de las actividades que se hacen en las organizaciones e instituciones de la ciudad donde vivimos. Muchas veces se colocan letreros afuera del edificio, en vallas publicitarias o se publican en periódicos locales. También hay murales que ya están colocados afuera de las instituciones del estado, como escuelas y hospitales. Ahí se dan informaciones de actividades que se harán. Entre ellas las orientaciones a los padres cuando se inicia un año escolar o vacunas gratis.

En conclusión, al obedecer lo indicado en los letreros que vemos en todos los lugares donde vamos, nos evitamos muchos problemas en nuestras vidas. Aunque a veces están en inglés y en español, no olvidemos que en las carreteras y muchas tiendas solamente se colocan en inglés. Por lo tanto, es necesario saber, aunque sea un poco ese idioma para orientarnos mejor. Y, si realmente queremos vivir muchos años más, es necesario recordar lo importante que es obedecer las reglas.

Benjamín Franklin Arias

Educador, Teólogo y Escritor benjamín.arias@wilkes.edu