Perdonar para sanar

Continúan las personas perdiendo su tiempo, lean esto, con resentimientos y enemistad entre hermanos, padres e hijos, madre con hijas, vecinos y vecinas, primitos hermanos, hermanos de padres o medios hermanos, amigos de infancia, del barrio, del pueblo, comadres entre sí.

 Continúan peleándose por tonterías y disparates sin sentido, ofendiendo a sus vecinos sabiendo es el familiar más cercano que tenemos.

Siguen un montón de gente, recordando vainas del pasado, ofensas  simples, chismes baratos entre familiares y amigos por puras tonterías.

Y la vida pasando, los años haciendo estragos con su salud, la muerte rondando buscando a quien llevarse sin contemplación.

Pasan instantes que nadie pidió perdón, abrazos que no se han dado, nadie quiere ceder, los mata el pendejo orgullo que finalmente no compone nada. Reitero, tan frágil la vida donde la perdemos en un abrir y cerrar de ojos.

Y luego la lloradera en las funerarias, los remordimientos y los cargos de conciencia que no les permiten vivir en paz por el resto de sus vidas.

Perdonar para sanar, suelten esas cadenas que pesan al arrastrar el rencor.
Perdonar para ser feliz
Perdonar y aprender.

Pedir perdón si es necesario.
Ahora lees estas letras, quizás en la tarde no exista uno ya.

Todos somos seres imperfectos, pero capaces de amar y ser mejor cada día.

El amor todo lo compone.
El rencor ata y daña tus órganos y tu vida, que es lo más valioso que uno posee.

Al zafacón ese odio del ayer, nada se gana con ese sentimiento tan feo que corroe el alma

Dominga Valdéz

Periodista | domingavaldez@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − diecisiete =