Desgarrador informe sobre abuso sexual a menores en el clero católico de Pennsylvania

Por Polón Vásquez

Pvasquez3570@yahoo.com

 

FILADELFIA, PA–El fiscal general de Pennsylvania, Josh Shapiro, presentó un informe de un gran jurado que enumera cientos de sacerdotes católicos acusados de abusar sexualmente de niños durante varias décadas.

Un informe sobre presuntas agresiones sexuales encubiertas durante varias décadas por la iglesia católica en seis diócesis de Pensilvania fue develado el martes tras meses de litigio.

El informe identifica a más de 300 “sacerdotes católicos depredadores” que se han desatados como diablos depredadores sexuales en la región.

Unos mil niños fueron afectados por este patrón de abuso sexual en las parroquias existentes en estas jurisdicciones.

Una orden estatal de la Corte Suprema emitida el mes pasado estableció un cronograma para publicar una versión redactada del documento de aproximadamente 900 páginas.

Los jueces designaron un juez especial para ayudar a los fiscales estatales y abogados a nombrar a los miembros del clero para decidir qué partes de sus delitos revelarían.

El fiscal general de Pennsylvania, Josh Shapiro, ofreció una conferencia de prensa la tarde del martes 14 de agosto, donde enumeró parte de lo incluido en el informe, y departió con víctimas y sus familiares.

“Necesitamos que escuchen esto. Ha habido otros reportes de abuso sexual a menores que involucran la iglesia católica, pero nunca a esta escala. Para muchos de nosotros, estas historias ocurrieron en otras partes. Ahora, sabemos la verdad y entendemos que esto puede ocurrir donde sea”, dice el documento del gran jurado.

En la diócesis de Allentown, por ejemplo, se registraron 37 sacerdotes pederastas. Un ejemplo de la fiscalía fue el padre Michael Lawrence quien supuestamente tocó los genitales de un niño con tanta fuerza que el menor sintió dolor.

“Por favor ayúdenme, agredí sexualmente a un niño”, admitió Lawrence a un oficial de la iglesia.

En su afán por encubrir el patrón de abuso, la iglesia le ripostó: “la experiencia no necesariamente se convertirá en un horrendo trauma”, para la víctima.

En la diócesis de Erie unos 41 curas pederastas fueron nombrados. Entre ellos figura el sacerdote Chester Gawronski quien se le acercaba a sus monaguillos para “un chequeo del cáncer” para tocarlos.

El individuo admitió varios de los crímenes en contra de los menores, pero permanece activo en la iglesia. Ha sido reasignado a distintas parroquias desde el 1987 al 2002.

En la diócesis de Pittsburg unos 99 sacerdotes fueron nombrados. Un grupo de al menos cuatro curas abusaban de niños. Aparentemente utilizaban látigos, violencia y sadismo para con sus víctimas.

Uno de los varones afectados fue obligado a posar desnudo como Cristo para que le tomaran fotos y las repartieran entre los sacerdotes.

En cuanto a la develación del informe, se identificaron 301 “sacerdotes depredadores sexuales”, así como oficiales de la iglesia encubrieron las investigaciones y los abusos. Unos mil niños fueron afectados por este patrón de abuso sexual en las parroquias de estas jurisdicciones.

Algunos miembros del clero mencionados en el documento aseguran haber sido acusados ​​injustamente. Las identidades de éstos permanecen bajo el sello del tribunal y la rama superior de éste en el estado considerará sus argumentos en septiembre.

El viernes, el obispo de la diócesis de Pittsburgh dijo que algunos sacerdotes nombrados en el informe todavía están en el ministerio porque la diócesis determinó que las acusaciones contra ellos no estaban fundamentadas.

El gran jurado investigó las diócesis de Allentown, Erie, Greensburg, Harrisburg, Pittsburgh y Scranton, que juntas administran a más de 1.7 millones de católicos. En esta ocasión Filadelfia está fuera de la investigación.

El obispo de la diócesis de Erie escribió en una carta de dos páginas que debía leerse durante los servicios dominicales en las 97 parroquias que fue “impactante leer los detalles gráficos de lo que ocurrió exactamente”.

“Lo más importante que quiero hacer en este momento es expresar mi dolor a las víctimas de abuso sexual que ocurrieron dentro de la Diócesis de Erie”, escribió el Obispo Lawrence Pérsico.

“Como demuestra el informe del gran jurado, han experimentado un comportamiento cruel por parte de las personas que deberían haber tenido el mayor interés en protegerlos. Han sufrido en la oscuridad durante mucho tiempo”.

En Pensilvania, los cargos criminales solo se pueden presentar bajo el estatuto de limitaciones vigentes en el momento del delito.

Para aquellos que alegan abuso en la década de 1970, eso significa dos años desde que sucedió. Para otros, significa dos años después de que cumplieron los 18 años.

La ley estatal actual permite a los fiscales presentar cargos penales antes de que la víctima única cumpla 50 años y que las víctimas soliciten una indemnización civil antes de que cumplan 30 años.

Los investigadores presumen que existen víctimas que no han salido a la luz por lo que urgieron que reporten lo ocurrido. Todo aquel que haya sido objeto de este patrón de maltrato puede comunicarse con la línea del fiscal general Josh Shapiro al 888-538-8541. El Fiscal General de Pennsylvania, Josh Shapiro ofrece declaraciones a la prensa en la corte estatal.

Latino News

info@latinonewspa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =