Enfoque Psicosocial De La Homosexualidad

Por Yanet Taveras 

Hace unos días tuve una conversación con mi hijo de 10 años y me impactó escucharlo hacer referencia a alguien encasillándole en cierta categoría.  Él me dijo: “es la que quiere ser hombre”, quise indagar y le pregunté, y cómo es eso?, para mi sorpresa él tiene un concepto muy preciso sobre el tema, haciendo la siguiente acotación: “ella tiene una mujer como pareja, no es como papi y tú que son mujer y hombre, ella es como el niño del campamento que quería usar la ropa de su hermana”.  Esto me motivo a investigar sobre el tema y su incidencia en una sociedad con opiniones encontradas.

Yanet Taveras

Se dice que la homosexualidad es tan antigua como la humanidad, así lo muestran las cartas encontradas de grandes personajes, como el legendario amor entre Alejandro Magno y Hefestión.  Según el análisis de Freud, el padre del psicoanálisis, Leonardo Da Vinci también lo fue.  Entre mujeres se encuentra Safo, aunque supuestamente era bisexual. Fue una poetisa que escribió numerosos poemas que describían amores entre mujeres, por ello es catalogada como símbolo del amor entre mujeres.

Pese a que los problemas que abruman la homosexualidad son creados por la hostilidad de la sociedad, no se puede negar que el exhibicionismo es lo que marca la diferencia y es quizás la vulgarización lo que da origen a la homofobia, “aversión hacia la homosexualidad o las personas homosexuales”, es el punto donde divergen las opiniones de una sociedad que prefiere un modelo tradicional de pareja (hombre y mujer), por lo que es vista de forma negativa, principalmente por los mitos o esquemas fanáticos religiosos, aun así, es común en todo tipo de clase o estatus social, independientemente del nivel educativo, cultura o religión.

La búsqueda de la explicación de la homosexualidad data desde 1791 con la teoría frenológica de Gall, que indagaba en la estructura cerebral. Diversas teorías psicológicas, psiquiátricas, médico biológicas, religiosas y sociológicas han intentado explicar sus causas, sin haberlo logrado. Y a la larga las que han tenido mayor reconocimiento son las que hablan de la opción, como libre decisión del individuo de llevar su sexualidad y de las causas genéticas o innatas del homosexualismo.

Sin embargo, la teoría psicoanalítica ofrece una explicación lógica, apelando a causas psicogenéticas en el ámbito de argumentos que aún no han sido probados, como el Complejo de Edipo y de Electra respectivamente, enfocados en la homosexualidad masculina y femenina. Freud decía que todos los individuos sufren una fase homo-erótica en el proceso de maduración de las etapas de desarrollo psicosexual (oral, anal, fálica y genital).

En la mayoría de los textos de sexualidad humana se clasifica la homosexualidad entre un 1% y 12%, teniendo los hombres los más altos porcentajes, pero es innegable la notable incidencia de las mujeres en los últimos años.  Desde la década de los 70s, las preferencias sexuales no son penalizadas por la ley.  En 1973 la American Psychiatric Association la excluyó de la lista de desórdenes mentales y dos años más tarde también lo hizo la American Psychological Association.

Es difícil diferenciar la orientación sexual de una persona discreta, pues existen pocos test confiables, a pesar de la existencia de la escala de Kinsey, creada 1948, donde se trata de establecer los diferentes grados de comportamientos sexuales en una escala de 0 a 6, por considerarse pobre y de poco aval científico. Además, gran parte de los estudios hacen sus preguntas de manera tal que sugieren discriminación, la relacionan a trastornos o inmoralidad, lo que hace dudoso el rigor de las respuestas.

En este controversial tema poco se habla de las trabas que sufren estas personas, de lo difícil que es superar la auto-homofobia y tomar la decisión de “salir del closet”.  Para muchos esto implica ayuda psicoterapéutica, porque muchas veces tienen que luchar contra sus propios valores, creencias, principios, y por ende, las consecuencias sociales que esto conlleva, esto me lleva a creer que más que elección, existe un componente biológico, ya sea en los genes, cerebro u hormonal.

Cabe resaltar que el intento fallido por superar este proceso de aceptación de la condición o de exhibir la preferencia de género, encasillándose en un marco controversial podría llevar al suicidio, si no se llega a aceptar y vivir su preferencia sexual.  A pesar de los recientes incidentes en contra de los homosexuales, a nivel mundial ha crecido su tolerancia en un 10% desde el 1997, aunque en ciertas culturas el rechazo es el mismo.  En todo caso la discreción juega un papel determinante, recordando que la diferencia entre normal y anormal, además de los prejuicios, siempre dependerá del cristal con que se mire y el libre albedrío es un derecho que le asiste a todo ser humano.

Latino News

info@latinonewspa.com