Buscando visa para un sueño

Yanet Taveras

yanet.taveras.ma@gmail.com

Mucha gente fundamenta su éxito en eventualidades y la gestión de una visa es una clara evidencia de ello.  Una persona es capaz de pagar lo que sea necesario para conseguir el sueño americano.  Este es uno de los temas con mayor fuente de información en la web, por ejemplo, se pueden conseguir todos los detalles requeridos en el proceso, desde los criterios o requisitos, hasta las estrategias para tener éxito en la entrevista con el cónsul.

También es posible encontrar toda una gama de peritos en derecho migratorio, tanto gratis, (aquellos que por experiencia propia se creen capaces de dar asesoría), así como aquellos que cobran elevados precios.  Estos últimos regularmente  poseen una lujosa oficina y en realidad, más que dar una breve asesoría, tratan de vender el paquete completo, que incluye desde el llenado del formulario, reservar la cita y muchas veces hasta el transporte; pero esto puede tener un costo de  hasta mil quinientos dólares o su equivalente.  

        Yanet Tavera  

La verdad es que aunque te puedan vender un sueño dándote la garantía de conseguir una visa a cambio de una suma cuantiosa, la eventualidad juega un papel determinante.  Si bien es cierto que se debe cumplir con un cerrado perfil para tener éxito, no menos cierto es que si no es tu día de suerte, tu carpeta de documentos se queda intacta y ni siquiera tienes la oportunidad de mostrar tu solvencia económica, por lo tanto, tu sueño termina frente a la casilla consular sin más ni más.

Es común escuchar que irse de vacaciones al extranjero es para ricos y esta es una verdad insoslayable, pues desde que se inicia el proceso, se ha de disponer de mucho dinero, tan sólo para ir al consulado a probar suerte.  Si eres agraciado y obtienes tu visa, debes pensar en gastar tus ahorros o cargar tu tarjeta de crédito.

Lo primero es la adquisición del pasaporte y desde ahí,  se emprende un viaje en el que te das cuenta de cuán caro pagas por esos servicios y por qué no, pagas un alto costo para que te humillen.  Pues tanto los empleados públicos, como personal del consulado se comportan como puros robots. Sin reglas de cortesía, sin importarle los atropellos y olvidando que realizan un trabajo brindándole  servicios a los ciudadanos que pagan por él.

El desenlace es diferente para dos tipos de personas, los que le niegan la visa usualmente salen analizando en qué fallaron y pensando en volver a probar suerte.  Los agraciados por su parte, salen pensando cuánto dinero van a pagar para tomar el avión lo antes posible.  Muchos factores pueden incidir en que la materialización de ese sueño sea una experiencia hermosa, el dinero es uno de los más importantes, la organización y el tipo de conexiones con que se cuenta en el país visitado.

Finalmente cuando viajas te das cuenta que no es nada fácil salir de su zona de confort para entrar en la dependencia de quienes estén dispuestos a entrar en tus planes de diversión.  Si eres una persona organizada al final valdrá la pena arriesgarse e invertir en buscar visa y vivir tu sueño. Lo recomendable es no apresurarse y organizar todo según sea conveniente.  Es importante hacer una agenda de actividades con su grado de prioridad y sobre todo tener presente que la diversión no sólo es posible en la Montaña Rusa, la diversión se encuentra en tu modo de ver y apreciar las cosas.  La expresión Sueño Americano = visa

Latino News

info@latinonewspa.com